Archivo de la categoría: errores lingüísticos

Perlitas periodísticas (5), o cómo lucirse en trece líneas

Ser traductora tiene un inconveniente: por más que lo intentes, nunca puedes desactivar el modo traductora-lingüista-correctora. Tu ojo analítico siempre está listo para cazar y corregir erratas hasta en momentos de asueto y esparcimiento. Así que aquí me tenéis, escribiendo una entrada de blog en domingo para comentar en pleno arranque de inspiración esta maravilla de la literatura periodística firmada por Europa Press, presumiblemente por el encargado de los cafés o similar, a tenor del texticidio perpetrado. ¡Y solo le han hecho falta trece líneas!

Noticia Europa Press

Esas comillas simples de la primera línea ya son de lo más prometedoras, al igual que el toque vanguardista de escribir 1-1-2 en vez de 112. Pero, vale, aceptamos barco. Lo realmente interesante empieza en el segundo párrafo, que comienza con un glorioso De este modo que no hay por donde pillarlo, pues en ese contexto no tiene sentido alguno por más que se mire del derecho y del revés. Si dicha locución indica consecuencia y resultado, ¿quiere decir que el suceso ocurrió en el restaurante debido a que se había recibido una llamada de emergencia en el 112? ¿El autor de la llamada había sido capaz de adelantarse a lo que iba a suceder en el restaurante, a lo Minority Report? Inquietante.

Pero prosigamos con nuestro análisis del segundo párrafo. El encargado de los cafés que ha redactado el artículo parece no saber que los nombres de las vías públicas se escriben con minúscula inicial en el sustantivo genérico (calle, avenida, bulevar, etc.). Pero, venga, como hoy estoy de buen talante, no me ensañaré mucho con ese nimio detalle; al fin y al cabo, el tema de las mayúsculas es un pelín delicado y siempre hay opiniones para todos los gustos. Además, el apogeo, el clímax, el cenit de esta verbena ortográfica viene poco después, con ese inconmensurable ha empezado ha encontrarse mal. Querido redactor, you’ve made my day.

Y la cosa no decae en el tercer párrafo, que invita a una reflexión profunda: ¿puede una ambulancia personarse en (y no a) un lugar teniendo en cuenta que no es una persona? Sí, es que personarse viene de persona, fíjate tú qué cosas. Lo que está claro es que ese debe de ser el verbo fetiche del redactor, ya que lo vuelve a emplear en el último párrafo. Lo entiendo: es un verbo la mar de molón que te hace parecer hasta culto. ¿Para qué usar algún sinónimo? Repetirse en apenas cinco líneas es cool. Y no paséis por alto el tiempo verbal: personan, un soberbio presente de indicativo en absoluta incoherencia con el pretérito perfecto compuesto utilizado en el resto del texto. Di que sí, querido redactor: innovación al poder. Por cierto, ¿qué has hecho con el artículo determinado que debería aparecer antes de Policía Nacional? ¿Lo tienes secuestrado? Bueno, te lo perdono, porque gracias a ti, mi blog ya tiene una entrada más.

Anuncios

El inquietante caso de los resúmenes de episodio

Ya lo he comentado en Twitter, pero no puedo resistir la tentación de dejar constancia fotográfica y bloguera de semejante patinazo traductivo.

Martes, 19:37. Me dispongo a disfrutar de un rato de ocio viendo un par de capítulos de la serie Sexo en Nueva York. Introduzco el disco en el reproductor de DVD, selecciono «ESPAÑOL» como idioma y espero a que aparezca el menú principal tras el infumable aviso legal sobre el copyright (quien lo tradujo o redactó se quedó bien a gusto). Abro el menú de opciones de audio para cambiar el idioma (por supuesto, como traductora que soy, tengo la obligación moral de ver las películas en versión original). Selecciono la opción «inglés» y reparo en que debajo de la lista de idiomas, encima de «menú principal», aparece la opción «resumen del episodio».

resumen del episodio

Qué raro. ¿Qué pinta ahí un resumen del capítulo? ¿Y de qué capítulo es el resumen, si no he seleccionado ninguno? Elijo esa opción pensando que aparecerá algún tipo de sinopsis del argumento, pero no: lo que pasa es que comienza el primero de los capítulos. Mmm, mi mente empieza a elucubrar. No, no puede ser. No puede ser que en inglés ponga «resume episode» y hayan caído en la trampa de traducir resume por resumen. Vale, sí, todos cometemos errores, pero eso es una metedura de gamba monumental. Saco el DVD y lo vuelvo a meter. Esta vez escojo «ENGLISH» como idioma del disco. Abro el menú de opciones de audio y ¡voilà! Ahí está: «resume episode», con todas las letras, brillante y hermoso.

resume episode

No puedo evitar pensar que quizá lo hayan traducido con el traductor automático de Google, pero lo cierto es que hasta una máquina lo habría traducido mejor: http://translate.google.com/?hl=es#en/es/resume%20episode

Perlitas burocráticas (1)

Por si estáis aburridos en esta última tarde de mayo, os propongo un reto para poner a prueba vuestra aptitud como correctores: ¿sois capaces de encontrar los poquísimos fallos que contiene este sublime escrito redactado por la administradora de mi comunidad de vecinos?

Carta de la administración de fincas

Perlitas periodísticas (4)

Cuando ya creía que estaba curada de espanto en cuanto a aberraciones lingüísticas en la prensa se refiere, van los de elmundo.es y me vuelven a dejar ojiplática:

“Uno de ellos había dejado una dirección IP que ha trajo la atención de los agentes”, afirmó.
(http://www.elmundo.es/elmundo/2012/03/21/internacional/1332329707.html)

Ahora ya han corregido ese engendro, pero todavía puede verse su rastro en Google:

Sigo sin comprender qué debe de estar pasando por la mente del redactor en el momento de escribir eso. Ni siquiera las prisas justifican una metedura de pata de tal envergadura. Y si por algún casual la aberración en cuestión es fruto de las barrabasadas de alguna función de corrección automática, por favor, querido redactor, ¡desactívala!

Planes, programas, agendas y hojas de ruta

Últimamente no pasa un solo día sin que oiga o lea la expresión hoja de ruta en los medios de comunicación. No llego a comprender por qué se ha popularizado tanto su uso, hasta el punto de que se ha convertido en abuso. ¿Será que les da un (falso) toque sofisticado y moderno a las noticias? En español ya hay palabras de sobra para designar lo mismo, más sencillas y fácilmente comprensibles (plan, programa, programación, agenda, planificación); así pues, ¿qué necesidad hay de incorporar ese calco del inglés? No soy en absoluto contraria a introducir vocablos de otros idiomas, pero no veo la necesidad de hacerlo si en nuestra propia lengua ya tenemos términos corrientes con el mismo significado. No es cuestión de purismo lingüístico, sino de facilitar la comunicación y, en definitiva, «hablar en cristiano». Así nos lo recuerda la Fundéu: «hoja de ruta: uso y abuso».

Perlitas periodísticas (3)

Esto sí es una noticia bien redactada, y lo demás, tonterías.

Señores redactores de elmundo.es: vale que todos somos humanos y a todos se nos escapan erratas, pero este párrafo roza la indecencia lingüística y periodística y no tiene perdón ni excusa, se mire por donde se mire.

Noticia elmundo.es

Perlitas periodísticas (2)

Qué mejor manera de acabar el año que con una perlita periodística que me ha asaltado esta mañana en el programa Espejo público de Antena 3. Casi me atraganto con el desayuno, pero una vez superado el shock, he corrido a por mi cámara de fotos para inmortalizar el momento.

El juez "haya" indicios

¡Feliz 2012 a todos!