Archivo de la categoría: varios

El traductor en la sombra cambia de imagen

Renovarse o morir, dicen. Y como lo último que quiero es irme al hoyo tan joven, he decidido darle un lavado de cara al blog y estrenar un nuevo diseño más fresco, más sencillo, más femenino. Como yo, vamos. 🙂 ¡Espero que os guste!

Mi 2012 en cifras

Siempre que se acerca el fin de año, uno se siente como obligado a hacer balance de los últimos 365 días (o 366, si es bisiesto) para recapitular todo lo que ha hecho o dejado de hacer a lo largo de un año que seguramente empezó con un montón de propósitos y buenas intenciones. Mi objetivo general suele ser, simplemente, mantenerme en la brecha, y creo que lo he cumplido.

Mi 2012 ha sido un año bastante tranquilo desde el punto de vista laboral; de hecho, ha sido el año con menos carga de trabajo y menor facturación desde que empecé a trabajar como traductora autónoma en el 2006, pero aun así el resultado ha sido satisfactorio y no se aleja demasiado del de ejercicios anteriores. Y no, me niego a creer que la causa haya sido la tan cacareada crisis; más bien lo achaco a la decisión de tomarme las cosas con calma y ser más estricta a la hora de seleccionar clientes y encargos, así como al hecho de haber tenido más días de vacaciones que en los años anteriores. En estos doce meses he trabajado en un total de 144 proyectos, de los cuales el 85 % pertenece a los campos de la electrotecnia, las finanzas y la maquinaria, mis ámbitos de especialidad. He trabajado con 11 clientes diferentes, de los cuales solo tres son nacionales y que están bastante equilibrados en cuanto a tipología: tres agencias de traducción, tres empresas ajenas al sector de la traducción, tres particulares y dos colegas traductores. Mi tarifa media por palabra en céntimos de euro ha crecido y supera las dos cifras. ¡Sí, se puede!

Pero no solo de traducir vive el hombre: tampoco he dejado de lado la inversión en mi negocio y en mi formación. En enero estrené mi nueva página web y en agosto adquirí el programa SDL Trados 2011 para mejorar el servicio que les presto a mis clientes y poder participar en proyectos que requieren el uso de esta herramienta TAO. En abril asistí al curso de corrección impartido por María-Fernanda Poblet en Bilbao, y en junio participé en el utilísimo webinario sobre la gestión de la cartera de clientes impartido por Héctor Quiñones como parte del estupendo programa de webinarios de Asetrad. Además, yo misma me estrené como ponente con una charla sobre redes sociales que di mano a mano con Clara Guelbenzu con ocasión de la asamblea general de Asetrad y que tuvo bastante éxito.

En el plano cibernético-social ha sido un año todavía más provechoso. En febrero inauguré mi cuenta de Twitter, que a fecha de hoy registra 1881 tuits y 833 seguidores, más de los que jamás pensé que llegaría a tener —me sigue sorprendiendo que a tanta gente le interese lo que yo pueda decir. Además, he publicado 38 entradas de todo tipo y pelaje en este blog, que en octubre cumplió dos añitos, y solo contando los mensajes enviados a la lista de distribución Traducción en España, mi contribución en este tipo de foros asciende a 162 correos. Pero lo mejor de este año han sido sin duda los encuentros de traductores: las charlas de febrero en la UA; la asamblea de Asetrad de abril en Bilbao; la tertulia que Héctor Quiñones organizó en Madrid en mayo; la comida de junio en Murcia con los colegas levantinos; el fin de semana traductoril en Alicante en julio; la paella extraoficial en casa de una queridísima colega castellonense en agosto; el antológico #ETIM12 a principios de diciembre; la cena de Navidad en Madrid el martes pasado, y la futura comida de Navidad en Alicante este mismo viernes. Y, aun así, me ha sabido a poco.

En definitiva, ha sido un año productivo en el que he disfrutado tanto con mi trabajo como con mis compañeros. Son muchos los propósitos que podría hacerme para el 2013 (si queréis sacar ideas, leed esta entrada), pero solo pido una cosa: seguir siendo traductora y pasármelo aún mejor que en el 2012.

¡Felices fiestas y próspero año nuevo!

¡Estoy nominada!

Acabo de enterarme por casualidad de que este blog está nominado al Top 100 Language Lovers 2012. Es todo un honor que hayan seleccionado mi bitácora para la fase de votación de entre las 935 nominaciones recibidas, junto con blogs tan veteranos como Algo más que traducir o La paradoja de Chomsky. ¡Gracias a todos los que lo habéis hecho posible! El concurso ya ha entrado en la fase de votación, así que si queréis, podéis votar por este blog aquí.

Actualización 31/5/2012

Finalmente, mi blog no ha quedado entre los 25 mejores, pero felicito de corazón a aquellos compañeros que sí lo han conseguido. ¡Os lo merecéis! Aquí está la lista definitiva.

Encuesta: ¿cuánto tiempo podrías vivir sin las redes sociales?

Esta vez no voy a utilizar el blog para soltaros una perorata sobre algún tema de interés sobre la profesión, sino que os voy a lanzar una pregunta que me intriga sobremanera:

Si el correo electrónico, los blogs, las redes sociales, etc. carecieran de importancia en vuestro trabajo, ¿cuánto tiempo podríais estar sin consultar el correo, leer blogs o participar en redes sociales? ¿Un día, una semana, un mes?

¡Participad con vuestros comentarios!

Traductores visibles: entrevista para el curso Traductores 2.0

Ayer mismo, Borja Cerezo, en colaboración con Sonia Aza, me hizo una entrevista para el curso Traductores 2.0 que imparte Educación Digital, en la que hablamos de mi trabajo como traductora autónoma y, sobre todo, de mi presencia en internet y mi relación con las redes sociales. Podéis escuchar la entrevista completa (que dura unos 20 minutos) aquí:

Parte 1: http://www.goear.com/listen/b9a8f42/traductores-visibles-isabel-garcia-cutillas-parte-1-otros

Parte 2: http://www.goear.com/listen/a09020c/traductores-visibles-isabel-garcia-cutillas-parte-2-otros

Pequeñas alegrías de la vida: II Concurso de Microrrelatos de Novelda

El sábado pasado disfruté de uno de esos maravillosos momentos de alegría que la vida nos regala de vez en cuando: tuve la suerte de proclamarme ganadora del II Concurso de Microrrelatos de mi ciudad natal, Novelda. No sé cuántos relatos se presentaron al certamen; me dijeron que en torno a un centenar. Desde aquí me gustaría darle las gracias al jurado por haberle concedido el primer premio a mi breve escrito, que con tanta ilusión redacté. Como en el vídeo no se oye muy bien, lo transcribo aquí. Espero que os guste, aunque sé que nunca se puede agradar a todo el mundo. Por cierto, el nombre de la protagonista es ficticio; cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Dedicado a mi familia, a mis buenos amigos y a todos aquellos que siempre me hacen esperar

Impuntualidad

Adelina Calvo siempre llegaba tarde. Era algo casi patológico, enfermizo; sencillamente, se mostraba incapaz de salir a tiempo de su casa para aparecer con puntualidad en el lugar donde se la esperaba. Adelina llegaba con retraso a todo: al trabajo, a la parada del autobús, a las citas con el médico, a las cenas con amigos… incluso a su propia muerte. Adelina debía fallecer un 1 de enero a las 11.37 horas, pero, como era festivo, decidió tomarse las cosas con más calma de lo habitual. La parca la estuvo esperando toda la mañana en la misma curva donde Adelina debía tener el accidente de coche que la mandaría directa al otro barrio. Pero Adelina no apareció, y la parca se fue, cansada de esperar. Adelina pasó por ese tramo de la carretera a las 13.58 horas. No murió. Y es que Adelina Calvo siempre llegaba tarde.

Mi nueva página web

Por fin hoy, después de varios meses de espera y de duro trabajo, puedo presentaros oficialmente mi nueva página web: www.igcutillas.com. Según mi opinión nada objetiva, es mucho más sobria, limpia, agradable, concisa y fácil de leer que las que he tenido hasta ahora. Desde aquí me gustaría agradecer y felicitar públicamente a Ángel Domínguez por el excelente trabajo que ha realizado y por la profesionalidad que ha demostrado en todo momento, haciendo gala no solo de su pericia como diseñador gráfico, sino también de una exquisita atención a los deseos y necesidades personales del cliente. En realidad, la web es tan solo una pequeña parte de mi nueva identidad visual, que incluye diversos elementos gráficos (logotipo, símbolo, logosímbolo) en diferentes formatos, elección de fuentes tipográficas y esquemas de colores corporativos y auxiliares, plantilla de factura en Excel y tarjetas comerciales. En definitiva, un resultado con el que estoy sumamente satisfecha y que espero que sea un fiel reflejo de la actitud profesional, seria y responsable que tengo hacia mi trabajo.

Pero para que esta entrada no sea solo de autobombo, aprovecho la ocasión para recopilar algunos consejos para crear una página web profesional que dé una buena imagen de nosotros:

  • Dominio propio: Con la infinidad de empresas de registro y alojamiento web que hay hoy en día, no hay excusa para no tener un dominio propio. Los precios, además, son más que asequibles. Por lo general, encontraréis las mejores ofertas en empresas de EE. UU.
  • Diseño profesional: Hasta el momento, yo siempre había diseñado mi propia página web con la ayuda de plantillas gratuitas, pero hace unos meses me decidí por fin a encargarle el trabajo a un profesional, tanto para ahorrar tiempo como para conseguir un mejor resultado. Y la diferencia se nota. Aunque no es un servicio barato, la inversión bien merece la pena.
  • Corrección lingüística: Somos traductores, así que el texto de nuestra página web es nuestra mejor carta de presentación. Debe estar impecablemente redactado o traducido (en el caso de las versiones en otros idiomas).
  • Traducciones a otros idiomas: En mi opinión, es fundamental que la página web esté disponible como mínimo en nuestros idiomas de trabajo, para poder llegar a todos los clientes que nos interesan.
  • Estructura simple e intuitiva: El contenido debe estar bien estructurado, de manera que permita una navegación fácil e intuitiva y un acceso rápido a la información deseada.
  • Concisión y presentación clara de la información: Dejaos de rollos: id al grano, decid con brevedad y claridad quiénes sois, qué ofrecéis y en qué os diferenciáis de la competencia.
  • Datos de contacto en un lugar bien visible: Poned vuestra dirección de correo electrónico y el teléfono en una parte bien visible de la página para que los clientes que quieran ponerse en contacto con vosotros puedan hacerlo sin esfuerzo.
  • Referencias y opiniones de clientes: Un cliente satisfecho es la mejor publicidad que un traductor puede tener. Así pues, pedid referencias a vuestros mejores clientes. ¡Seguro que están dispuestos a ayudaros!
  • Enlaces a otras páginas de interés: Nunca está de más incluir enlaces a otras páginas relacionadas o que también puedan ser de interés para el lector.