varios

Cumpleaños feliz

Hace ya un tiempo que no me dejo caer por aquí (al menos para publicar entradas nuevas), en parte por el trabajo que tuve en octubre y en parte porque las últimas semanas he estado de vacaciones. Precisamente en mi ausencia sucedió algo muy especial para mí: este blog que con tanta dedicación escribo cumplió un año el 20 de octubre. Es una gran satisfacción para mí haber sido capaz de publicar entradas todos los meses desde aquel lejano 20 de octubre del 2010, y, sobre todo, me abruma que en este tiempo me haya seguido y leído tanta gente, que con sus comentarios ha contribuido a enriquecer los temas y debates aquí planteados. No suelo mirar las estadísticas del blog, pero hoy, por curiosidad, voy a hacer un repaso en cifras de lo que ha supuesto este último año:

  • He publicado 32 entradas y se han registrado 535 comentarios.
  • El blog ha contabilizado 32 838 visitas en total.

Sinceramente, jamás pensé que lograría eso, así que muchas gracias a todos por haber hecho de este blog algo más que un simple diario personal donde expresar mis opiniones. Creo que me he mantenido fiel a la filosofía con la que creé la bitácora, y espero que crezca aún más en el año que está por venir. Ya estoy recopilando ideas para futuras entradas, que empezaré a publicar este mismo mes. ¡Un fuerte abrazo!

12 comentarios en “Cumpleaños feliz”

  1. Te leo a menudo, y me encanta tu blog, ¡felicidades! =)

    Fdo.: Una alumna de traducción.

    Me gusta

  2. Estimada Isabel:

    Mis sinceras felicitaciones por el primer aniversario de tu excelente e invaluable blog. Gracias por compartir tus conocimientos, sabiduría y experiencia.
    Un cordial saludo.

    Álvaro Carrasquel.

    Me gusta

  3. Como siempre, es un placer leerte y disfrutar con tus consejos y reflexiones. Me alegro del éxito y espero que sigas publicando entradas por mucho tiempo.

    Me gusta

  4. Hola, Isabel: ¡Felicidades por el primer aniversario de tu blog! Y, también, por tu cumpleaños…(que me entero, aunque no quieras desvelarlo y probablemente tenga que conjugarlo en pretérito indefinido…:P).

    No me extraña que el post más leído sea «El traductor quejica». Un servidor lo utiliza como breviario, en lugar del misal, algo obsoleto debido a las tablets y lo lee de nuevo cada vez que pilla algún mosqueo traductoril, independientemente de que este sea por responsabilidad propia (la mayoría de las veces) o ajena (casi nunca, por no decir nunca). Para mí, releerlo cien veces es como repetir el mantra tibetano om mani padme hum, que un servidor traduce voluntaria y erróneamente como Señor, otórgame el don de la paciencia….

    Sólo que, en tibetano, no entiendo nada y «El Traductor quejica» lo entiendo perfectamente. 🙂

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.