Archivo de la categoría: redes sociales

Curso de coaching para traductores, por Xosé Castro (Alicante, 18 de mayo)

No todos los días tiene una la oportunidad de traerse a Xosé Castro a su ciudad natal para que nos enseñe cómo vivir bien de la traducción. Así que si vosotros, queridos traductores, también queréis aprender a sacarle el máximo partido a vuestra profesión, además de tener la oportunidad de pasarlo bien con otros colegas, no podéis perderos el curso de coaching para traductores que se celebrará el próximo sábado 18 de mayo en el hotel Abba Centrum de Alicante. Xosé, colegas, formación, buen humor, sol, playa: ¿qué más se puede pedir?

Enlace al evento en Facebook: https://www.facebook.com/events/634601006555670

Y para quien no tenga Facebook, aquí os dejo toda la información:

Curso de coaching para traductores: cómo vivir bien de la traducción

Instructor: Xosé Castro
Organiza: Isabel García Cutillas
Fecha: Sábado, 18 de mayo del 2013, de 10.00 a 20.00
Lugar: Alicante, hotel Abba Centrum (c/ Pintor Lorenzo Casanova, 31)

En este intensivo taller de ocho horas trataremos, con inspiración y creatividad, los instrumentos de trabajo que necesita un traductor para •vivir bien• de su profesión (conocimientos informáticos, humanísticos y de salud laboral), así como las medidas que debe tomar para conseguir y mantener clientes y otras potenciales fuentes de ingresos: visibilidad, promoción, captación de fuentes de ingresos.

El horario será de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00, con una pausa a media mañana y otra a media tarde con café (además del intermedio para el almuerzo).

PROGRAMA
• Quién puede ser traductor, corrector o intérprete: requisitos básicos y máximos para el éxito profesional.
• Uso de tecnología para mejorar nuestro posicionamiento: internet 2.0, redes sociales, herramientas de traducción.
• Cuánto, cuándo y cómo invertir en tecnología de traducción.
• Informática: qué no sabemos y qué deberíamos saber para tener éxito.
• Autoevaluación y autoanálisis: la visión de uno mismo como producto mejorable.
• Técnicas de imagen profesional en persona y a través de internet.
• Captación de clientes: tipos de clientes, entrevistas, situaciones de networking.
• El traductor en comunidad: asociacionismo, colaboración y trabajo en grupo.
• Qué puedo ofrecer a mis clientes. Qué clientes no tengo y podría tener. ¿Cuál es el factor de rentabilidad de mi especialidad?
• El concepto fundamental de no pedir, sino ofrecer.
• Valoración de mi trabajo y tarifas consecuentes.
• Cómo conseguir y conservar clientes preciados.
• Qué decir y qué no decir nunca a un cliente.
• Las diferencias entre agencias (intermediarios) y clientes directos: estrategias separadas.

INSCRIPCIÓN
• Hasta el 5 de mayo inclusive: 95 euros.
• Desde el 5 de mayo: 125 euros.
• Precio para estudiantes universitarios o miembros de una asociación de la Red Vértice* hasta el 5 de mayo: 80 euros.
• Desde el 5 de mayo para estudiantes y miembros de Red Vértice: 100 euros.
(Estos últimos deben justificarlo enviando foto de documento que acredite su condición de estudiante o miembro de asociación.)

ALMUERZO
El menú incluye:
• Aperitivo Centrum
• Crema de calabaza con picatostes y polvo de pistacho
• Carrillera de ternera estofada al vino tinto con panaché de verduras
• Sorbete de piña con Malibú y coco rallado
• Aguas minerales
• Refresco o cerveza
• Café o infusión
Precio: 19 euros (IVA incluido)
Si alguien prefiere pescado o tiene alguna petición especial (vegetarianos, celiacos, etc.), puede indicarlo en el mensaje de pago.

FORMA DE PAGO
1. Paypal
Envía el pago (curso + almuerzo o solo curso) a paypal@xcastro.com (indica pago ‘personal/familiar’ para evitar comisiones). En el mensaje, pon todos tus datos de contacto (teléfono, correo principal y alternativo y otras redes sociales, así como los datos fiscales para la factura). Si tienes alguna petición especial respecto al almuerzo, indícalo también en el mensaje.

2. Transferencia bancaria
Envía el pago (curso + almuerzo o solo curso) al siguiente número de cuenta: 0065-0001-21-0001114088. Titular: Xosé Castro. En las observaciones, indica COACHING ALICANTE y envía un mensaje a xosecursos@gmail.com con resguardo de transferencia y todos tus datos de contacto (teléfono, correo principal y alternativo y otras redes sociales, así como los datos fiscales para la factura). Si tienes alguna petición especial respecto al almuerzo, indícalo también en el mensaje.

CENA
Con ocasión del curso se celebrará también en Alicante una cena. Más información aquí: https://www.facebook.com/events/514521155276664. Si no tienes Facebook y quieres asistir a la cena, envía un mensaje a igcutillas@yahoo.es.

___
* Las asociaciones de traductores que forman parte de la Red Vértice son estas: AATI, ACE Traductores, ACEC, AGPTI, AIPTI, APTIC, APTIJ, ASATI, Asetrad, ATIJC, ATRAE, EIZIE, MET, TREMÉDICA, UniCo y XARXATIV.

Anuncios

Comunidades virtuales: ¿realmente son útiles para los profesionales del sector?

Por si os perdisteis la charla sobre redes sociales organizada por Asetrad que Clara Guelbenzu y yo dimos en Bilbao el pasado sábado 28 de abril, o bien se os ha olvidado ya lo que dijimos, os dejo aquí un resumen de mi intervención:

¿Es imprescindible participar en comunidades virtuales o redes sociales?

Por supuesto que no. Las comunidades virtuales (redes sociales, blogs, listas de distribución…) facilitan, mejoran y enriquecen nuestro trabajo en múltiples aspectos, pero se puede ser un excelente profesional sin tener una presencia activa en internet. Es fundamental distinguir entre profesionalidad y visibilidad. La calidad de un traductor no está relacionada con su popularidad y presencia en las redes sociales. Asimismo, hay que darles a estas herramientas la importancia justa y no sobrevalorarlas, sino simplemente intentar aprovechar las ventajas que nos ofrecen.

¿Qué ventajas ofrecen las redes sociales?

  • Contacto con los colegas: En mi opinión, no aislarse del gremio es fundamental para estar informado de las novedades del sector; conocer la realidad de otros profesionales y no cometer el error de creer que la nuestra es la única forma de hacer las cosas; empaparnos de la experiencia de los demás y aprender nuevos hábitos para mejorar nuestra productividad y la calidad de nuestro trabajo; ampliar conocimientos y conseguir ayuda puntual con dudas terminológicas, fuentes de documentación, etc.; hacer contactos que puedan darnos trabajo.
  • Acceso a información: La cantidad de recursos y artículos que circulan por las redes sociales es ingente. Por tanto, es imprescindible filtrar tanto lo que leemos como lo que compartimos con nuestros seguidores.
  • Ampliar nuestra red de contactos: Para relacionarse con los compañeros de profesión, crear una red de colaboradores o encontrar clientes. Las redes sociales nos ayudan a tener visibilidad, a darnos a conocer, a consolidar nuestra imagen profesional, a construir una reputación online.
  • Ejercitar nuestra capacidad de redacción: Somos profesionales de la lengua y debemos predicar con el ejemplo de una redacción precisa e impecable. Twitter, además, nos ayuda a ejercitar nuestra capacidad de síntesis.
  • Visibilidad: Como he dicho, visibilidad no es sinónimo de profesionalidad, y tampoco tiene por qué traducirse indefectiblemente en más clientes o trabajo. No obstante, si somos visibles y la gente nos conoce, tendremos más probabilidades de que esa gente piense en nosotros cuando necesite un traductor, siempre y cuando nos vendamos correctamente y tengamos una buena reputación online. Y es que de nada sirve ser el mejor traductor del mundo si nadie sabe que existes. Pero ¿cómo conseguir visibilidad, que la gente nos siga? Básicamente, siendo un usuario activo que crea o comparte contenidos interesantes y de calidad.

¿Qué inconvenientes tienen las redes sociales?

  • Hay que dedicarles tiempo: Yo considero que participar en las redes sociales, aunque sea una tarea no remunerada, forma parte de mi trabajo, igual que hacer facturas o buscar clientes, y por tanto la incluyo en mi jornada laboral y le reservo una parte de mi tiempo de trabajo.
  • Saturación de contactos e información: Conviene filtrar lo que leemos y a quién seguimos.
  • Mimar los contactos: Es recomendable interactuar con nuestros contactos. Es mejor tener una red con pocos contactos, pero de calidad, que una red con centenares de contactos a los que no les hacemos ni caso.

¿Cómo evitar que las redes sociales acaparen todo nuestro tiempo?

Gestionando bien el tiempo que les dedicamos. Algunos consejos:

  • No conectarnos a ellas fuera de la jornada laboral.
  • No utilizarlas mientras traducimos a fin de minimizar las interrupciones y así ser más productivos.
  • Reservarles un tiempo limitado a cierta hora (o ciertas horas) del día.
  • Filtrar contenidos y contactos para no saturarnos: leer solo aquello que sea realmente interesante y seguir solamente a aquellas personas que nos aporten algo.
  • Asumir que no podemos estar informados de todo. No se acaba el mundo por que no podamos leer todo lo que se publica en Facebook o en Twitter.

Buen uso de las redes sociales

  • ¿Para qué las voy a utilizar? ¿Con fines profesionales o personales? Conviene separar ambas facetas, lo cual influye en la información que compartimos. No hay que olvidar que esa información puede ser pública y estar al alcance de cualquiera. Es recomendable seleccionar muy bien lo que compartimos en las redes sociales y hacer un uso óptimo de las opciones de privacidad.
  • ¿A quién me voy a dirigir: colegas de profesión o personas ajenas al mundo de la traducción? Si queremos que nos lean clientes potenciales deberemos crear contenidos y compartir información que puedan ser interesantes para ellos y que, a la vez, estén relacionados con nuestros servicios, por ejemplo sobre comercio exterior, internacionalización de las empresas, nuevas tecnologías, etc.
  • ¿Qué imagen quiero dar? Lo mejor, en mi opinión, es dar una imagen profesional pero al mismo tiempo cercana. No solo somos traductores, sino también personas.

Últimos consejos

  • Estar presente en las redes sociales que más nos interesen y mejor sirvan a nuestros objetivos o propósitos y utilizar cada una de ellas de la forma adecuada.
  • Ser amable y cortés.
  • No hacer críticas destructivas ni discutir acaloradamente. Una crítica destructiva destruye ante todo tu propia imagen y tu credibilidad.

¿Realmente son útiles para los profesionales del sector las comunidades virtuales?

¡Por supuesto! Son útiles si las utilizamos adecuadamente y si aprovechamos las cosas buenas que nos ofrecen, que no son pocas. Es un error pensar que escribir un blog o tener una cuenta en Twitter es sinónimo de trabajo y dinero. Esa puede ser una consecuencia secundaria, pero en la mayoría de los casos encontraremos en las redes sociales un medio para entretenernos, relacionarnos y darnos a conocer, que no es poco.

Crónica de un fin de semana asetradero en Bilbao

Ya es lunes. El fin de semana ha sido intenso, pero muy corto. Han sido dos días de relaciones sociales, risas, charlas, cenas, lluvia y frío. Como siempre, mereció la pena el viaje por ver a los compañeros de profesión y asociación.

El maratón empezó el viernes, 27 de abril. Tres horas de tren hasta Madrid, tres líneas de metro hasta el aeropuerto, tres horas de espera hasta la salida del vuelo, media hora de retraso en el despegue (aunque con la grata compañía de Noelia Berná, primer contacto traductoril del día) y, por fin, aterrizaje en Bilbao. La lluvia y el frío nos dieron la bienvenida. Tuve que ir corriendo hasta el hotel para dejar la maleta y acudir al curso de corrección impartido por María-Fernanda Poblet, al que llegué una hora tarde. Se habló de comillas, de mayúsculas, de puntos y comas, de tildes, de llamadas y signos de corrección. El curso también me brindó la oportunidad de hablar por fin cara a cara con varios compañeros a los que solo conocía virtualmente. Por fin dejaron de ser unas letras en pantalla junto a un nombre y una foto de perfil y se convirtieron en personas de carne y hueso, con cuerpo y voz, sonrisas y gestos. Unas horas después, cena en el restaurante Abaroa en compañía de buenos, divertidos y animados colegas. Me retiré a las 2:00, y eso que no me apunté a las copichuelas posteriores.

Llegó el sábado, 28 de abril. El día D, el día de mi charla sobre comunidades virtuales y redes sociales junto con Clara Guelbenzu, intérprete y autora del conocido blog Bootheando. Los nervios me comían por dentro. No había dado nunca una charla, así que era mi puesta de largo como ponente. Bueno, sí había un precedente: una breve disertación sobre consejos profesionales para un grupito de unos 20 alumnos de traducción de la Universidad de Alicante en septiembre del año pasado, pero fue algo informal y en petit comité en colaboración con otras dos personas, sin PowerPoint ni demás aderezos, en un aula corriente de la universidad. Por tanto, una experiencia en absoluto comparable a hacer una presentación seria ante medio centenar de traductores profesionales que, en muchos casos, me superaban en experiencia y conocimientos. Si a ello le sumamos el hecho de que nunca me he considerado una buena oradora (por algo soy traductora y no intérprete) y de que me muero de vergüenza al sentirme observada por decenas de pares de ojos, comprenderéis por qué esa mañana no pude desayunar más que un vaso de leche que dejé a medias. Y llegó la hora. Por supuesto, tuvimos algunos problemillas técnicos para darle más emoción a la situación. Y comenzó la exposición. Clara me dejó el listón muy alto con su aplaudida intervención. Y llegó mi turno. Me acerqué el micrófono y, sin pensarlo más, empecé a hablar, dejando que lo que había preparado fuera fluyendo como buenamente pudiera. Tuve la sensación de estar diciéndolo todo al revés de como quería decirlo, de estar haciéndolo peor de lo que en realidad lo estaba haciendo. Pero, al parecer, fue solo eso, una sensación. La catástrofe no fue tal. Todo lo contrario: los asistentes disfrutaron con nuestra charla, la tuitearon, estuvieron atentos y participaron en la ronda de preguntas. Fueron varios los que, una vez acabada, se acercaron a mí para felicitarme y decirme que les había gustado mucho mi exposición. ¡Qué maravilla! ¡Qué experiencia! ¡Qué gratitud hacia todos los que nos habían escuchado! Con la adrenalina todavía a tope, me senté a escuchar la presentación de Llorenç Serrahima sobre sociedades cooperativas. Y después, ya totalmente relajada, socialización intensiva durante el almuerzo. Canapés, risas y conversaciones de todo tipo. A las 17:00, asamblea general de Asetrad, y unas horas después, otra cena. Más comida, más risas, más charlas, con gente nueva y otra ya conocida. Y habría seguido así durante varios días más, pero el fin de semana, como siempre, se me quedó corto, muy corto. Solo me queda esperar con impaciencia que llegue la próxima asamblea. Mil gracias a todos, mil gracias por todo.

Más sobre los actos de Bilbao en el blog de Noelia Berná:

«Diario de #AsetradBilbo»: http://www.traducirycomunicar.es/diario-de-asetradbilbo/

«Diario de #AsetradBilbo (2)»: http://www.traducirycomunicar.es/diario-de-asetradbilbo-2/

Y si queréis saber qué dije en mi parte de la charla sobre comunidades virtuales y redes sociales, no os perdáis el próximo post.

Encuesta: ¿cuánto tiempo podrías vivir sin las redes sociales?

Esta vez no voy a utilizar el blog para soltaros una perorata sobre algún tema de interés sobre la profesión, sino que os voy a lanzar una pregunta que me intriga sobremanera:

Si el correo electrónico, los blogs, las redes sociales, etc. carecieran de importancia en vuestro trabajo, ¿cuánto tiempo podríais estar sin consultar el correo, leer blogs o participar en redes sociales? ¿Un día, una semana, un mes?

¡Participad con vuestros comentarios!

12 secretos sobre los traductores autónomos

Siguiendo la línea pedagógica para legos en traducción de mi última entrada, me he parado a pensar qué le gustaría saber a la gente sobre los traductores autónomos y nunca nadie les ha contado. Haciendo un poco de memoria he recopilado las preguntas y dudas más frecuentes que me han planteado a lo largo de los últimos años. Estos son los 12 secretos que toda persona ajena al sector de la traducción debería saber:

1. ¿Dónde trabaja un traductor autónomo?

Por lo general, en su propia casa. Un ordenador y una conexión a internet es todo lo que necesitamos para poder trabajar. Para más información, leed mi artículo «Oficina, dulce oficina».

2. ¿Qué horario de trabajo tiene un traductor autónomo?

Como buenos autónomos, los traductores fijamos libremente nuestro horario de trabajo. Por lo general trabajamos y descansamos cuando queremos. Hay traductores, como yo, que prefieren levantarse temprano y terminar la jornada laboral pronto; otros, en cambio, prefieren no madrugar, aunque ello suponga trabajar hasta más tarde. Hay traductores diurnos que son más productivos de día, y traductores nocturnos que trabajan mejor de noche. Hay traductores que trabajan habitualmente los fines de semana o los festivos y otros que prefieren tener una semana laboral estándar de lunes a viernes. En cualquier caso, lo importante es atender correctamente a los clientes, hacer bien el trabajo y entregarlo en el plazo acordado.

3. ¿Para quién trabaja un traductor autónomo?

Hay varios tipos de clientes:

  • Clientes directos: Son empresas y particulares que necesitan servicios de traducción. El traductor trabaja directamente con el cliente final que necesita la traducción. Este grupo puede incluir desde empresas que quieren abrir mercado o lanzar un producto en otro país y necesitan traducir toda su documentación (manuales de instrucciones, página web, material de marketing y publicitario, etc.) hasta clientes particulares que necesitan traducir, por ejemplo, su expediente académico para convalidar sus estudios en España. Encontraréis más información en este completo artículo de Martine Fernández Castaner.
  • Intermediarios: Normalmente son agencias de traducción, aunque también pueden ser otros traductores autónomos. Ellos son los que mantienen el contacto con el cliente final, consiguen el encargo y luego buscan a un traductor que haga el trabajo. Algunas agencias se encargan de tareas adicionales a la de traducción (revisión, preparación del texto para traducir y maquetación del documento final, etc.); otras actúan simplemente como enlace entre el traductor y el cliente final. Martine Fernández Castaner también dedicó una entrada a este tipo de clientes en su blog.

En mi caso, yo trabajo tanto para clientes directos (empresas y particulares) como para agencias de traducción y otros intermediarios (otros traductores), pero hay traductores cuyos ingresos proceden exclusivamente de clientes directos o exclusivamente de agencias de traducción. En cuanto a la procedencia de los clientes, lo normal es tener clientes tanto nacionales como extranjeros.

4. ¿Cómo se comunica con los clientes un traductor autónomo?

Dado que la inmensa mayoría de los traductores somos autónomos que trabajamos desde casa, sentados delante del ordenador todo el día, el contacto con los clientes se produce básicamente a través del correo electrónico y, en menor medida, el teléfono u otras herramientas de comunicación, como la mensajería instantánea (por ejemplo, Skype). Por eso podemos trabajar con clientes de cualquier parte del mundo, ya que no es necesario que residamos en el mismo lugar que ellos para hacer nuestro trabajo.

5. ¿Cómo es el proceso de trabajo de un traductor autónomo?

En mi caso, que seguramente coincide con el proceder de los demás traductores freelance, es el siguiente:

  • El cliente me envía por correo electrónico el documento que desea traducir, que puede estar en diferentes formatos: Word, Excel, PowerPoint, HTML, PDF, etc. En algunas ocasiones, sobre todo cuando se trata de documentos impresos (algo muy frecuente en las traducciones juradas) y el cliente no se lleva muy bien con las nuevas tecnologías, también puedo recibir el encargo por fax.
  • Si el cliente es nuevo, preparo un presupuesto que el cliente debe aprobar por escrito antes de empezar el trabajo. Si es un cliente habitual, directamente confirmo la aceptación del encargo. En esta fase es muy importante acordar aspectos como la fecha y la forma de entrega, el precio del trabajo y las condiciones de pago.
  • Una vez resueltas las formalidades anteriores, me pongo manos a la obra y traduzco, reviso y corrijo el texto. En caso de dudas, me pongo en contacto con el cliente para que no quede nada sin aclarar.
  • Una vez terminado el trabajo, le envío al cliente el texto traducido en formato digital por correo electrónico, o bien impreso en papel si se trata de una traducción jurada, que debe cumplir unos requisitos especiales.

6. ¿Todos los traductores traducimos libros?

Al contrario de lo que suele pensar la gente, la traducción literaria o editorial (novelas, ensayos, obras divulgativas o científicas, etc.) es una ínfima parte de todo lo que se traduce (y, además, está peor pagada que otros sectores). La mayoría de los traductores vivimos de traducir textos mucho más prosaicos, como contratos, manuales de instrucciones de aparatos varios, páginas web, informes financieros, material publicitario, etc. Los que se dedican a la traducción para editoriales suelen compaginarla con la traducción de textos no literarios. Para más información, leed mi entrada «El traductor, ese señor que traduce».

7. ¿Cómo nos relacionamos con los demás traductores?

Nuestro trabajo es solitario y realmente no hay necesidad de relacionarse con otros traductores para llevarlo a cabo. No obstante, es recomendable no aislarse del gremio. Yo diría que en general vemos a los otros traductores como colegas más que como competidores directos, y, de hecho, en las listas de distribución, las redes sociales y los blogs (que son los principales canales de comunicación entre traductores) nos prestamos ayuda unos a otros. Es importante relacionarse con los compañeros para estar al día de lo que se cuece en la profesión, para defender nuestro colectivo a través de las distintas asociaciones y para ayudarnos cuando tenemos dudas sobre cualquier tema, pero también para promocionarnos y hacer contactos que nos puedan dar trabajo. Pero no solo de internet vive el hombre: también socializamos en persona, en congresos, charlas, cursos, tertulias, cenas y demás actividades profesionales y lúdicas. Para más información, leed mi artículo «El traductor, ese animal (a)social».

8. ¿Hace falta ser licenciado en Traducción e Interpretación para ejercer de traductor?

No, al menos en España.

9. ¿Existe un colegio de traductores?

Tampoco, ni de traductores jurados ni de traductores no jurados, al menos en España.

10. Entonces, ¿cualquiera que sepa idiomas puede traducir?

Sí y no: cualquiera puede ofrecer servicios de traducción (a excepción de las traducciones juradas, que en España deben ser hechas por un traductor-intérprete jurado), pero luego hay que demostrar que eres un profesional competente que hace bien su trabajo. De lo contrario, los clientes huirán de ti rápidamente. La mala fama se extiende como la pólvora, más aún en la era 2.0.

11. ¿Qué requisitos debe reunir un buen traductor?

  • Obviamente, dominar uno o varios idiomas extranjeros.
  • Dominar y redactar a la perfección en el idioma de destino (nuestra lengua materna). Este requisito es fundamental, y para cumplirlo no basta con ser hablante nativo de un idioma; hay que manejarlo a la perfección, y esto incluye conocer a fondo las reglas ortográficas, gramaticales, de tipografía, de puntuación, etc.
  • Tener conocimientos de una materia especializada. Los traductores solemos especializarnos en cierto tipo de textos (técnicos, financieros, médicos, etc.), y para traducirlos correctamente no solo hay que entender la lengua en la que están escritos, sino también su contenido.
  • Dominar las herramientas informáticas fundamentales para nuestro trabajo (Microsoft Office, incluidos Word, Excel y Power Point; programas de traducción asistida por ordenador; recursos y fuentes de información en internet y en papel, etc.).

12. Pero ¿de verdad se puede vivir de la traducción?

Rotundamente SÍ: se puede sobrevivir, se puede vivir y se puede vivir muy bien, según lo buen traductor que uno sea y lo bien que sepa gestionar su negocio. Yo me dedico exclusivamente a la traducción desde que terminé la carrera, y como yo tantos otros traductores. Lo que pasa es que el común de los mortales apenas conoce nuestra profesión y es difícil imaginar que alguien pueda vivir de algo que no se conoce. Por eso, con esta entrada he querido acercar nuestro trabajo a aquellos que lo desconocen para que, a diferencia de lo que reza el nombre de este blog, cada vez estemos menos en la sombra.

Charla sobre comunidades virtuales en Bilbao (28 de abril)

Como todos los años, Asetrad ha organizado con ocasión de la asamblea general, que este año se celebrará en Bilbao el sábado 28 de abril, una serie de actividades de interés para todos aquellos que se quieran apuntar, sean socios o no. Este año tendré el honor de dar ese mismo día una charla junto con Clara Guelbenzu, autora del blog Bootheando, sobre comunidades virtuales y redes sociales. Es un reto harto difícil: a mi relativa aversión a hablar en público se suma la incertidumbre de si seré capaz de contar a los asistentes algo que no sepan ya de sobra, pero prometo esforzarme y poner toda la carne en el asador en los escasos 20 minutos que durará mi intervención. Tenéis toda la información sobre las actividades previstas para ese fin de semana (que incluyen un curso de corrección impartido por María-Fernanda Poblet y otra charla a cargo de Llorenç Serrahima, además de cenas y comidas varias) aquí: http://www.asetrad.org/asambleabilbao/index.htm. ¡Os esperamos!

Traductores visibles: entrevista para el curso Traductores 2.0

Ayer mismo, Borja Cerezo, en colaboración con Sonia Aza, me hizo una entrevista para el curso Traductores 2.0 que imparte Educación Digital, en la que hablamos de mi trabajo como traductora autónoma y, sobre todo, de mi presencia en internet y mi relación con las redes sociales. Podéis escuchar la entrevista completa (que dura unos 20 minutos) aquí:

Parte 1: http://www.goear.com/listen/b9a8f42/traductores-visibles-isabel-garcia-cutillas-parte-1-otros

Parte 2: http://www.goear.com/listen/a09020c/traductores-visibles-isabel-garcia-cutillas-parte-2-otros