Organización y productividad

Oficina, dulce oficina

La oficina es, casi con toda seguridad, el lugar del mundo mundial donde más tiempo pasa un traductor autónomo. Con «oficina» me refiero al lugar de trabajo del traductor freelance, que puede ser desde un despacho alquilado expresamente para trabajar fuera de casa hasta una mesa en un rincón del salón, pasando por una habitación de nuestro hogar dedicada y amueblada en exclusiva para nuestra vida profesional. Como veis, los traductores autónomos tenemos dos grandes ventajas: podemos trabajar desde donde queramos y el equipamiento que necesitamos es mínimo, por lo que la inversión inicial requerida para empezar a desempeñar la actividad también es escasa. Sin embargo, a medida que uno se va asentando y estableciendo como profesional, es recomendable invertir en un equipamiento mejor para incrementar la productividad y trabajar a gusto.

Equipamiento imprescindible

Los únicos elementos indispensables para poder trabajar como traductor autónomo en el siglo XXI son el ordenador y la conexión a internet. Precisamente por ser los únicos elementos sin los cuales es imposible desempeñar nuestro trabajo (al menos de forma continua), conviene escoger un buen equipo informático y un buen proveedor de servicios de internet. No hay duda de que el precio es un factor importante, pero no hay que perder de vista las prestaciones.

Respecto al ordenador, os recomiendo que leáis esta excelente entrada del blog Algo más que traducir de Pablo Muñoz antes de decidir si os decantáis por un PC de sobremesa o por un portátil. En cualquier caso, elegid un equipo informático potente, que aguante las interminables horas de trabajo de un traductor y con las últimas prestaciones para que no se quede obsoleto en un abrir y cerrar de ojos. En cuanto al software, espero escribir pronto una entrada sobre los programas indispensables y recomendables para un traductor.

Por lo que respecta a la conexión a internet, elegid un proveedor fiable, cuya infraestructura no suela fallar y que ofrezca un buen servicio técnico y una atención al cliente eficaz. Vale, sí, sé que ese proveedor ideal no existe, pero dentro de lo malo, escoged lo menos malo. Tened en cuenta que sin internet es casi imposible trabajar, y un fallo de conexión o una avería son una fuente inagotable de prisas, agobios, estrés y quebraderos de cabeza: no poder entregar a tiempo un trabajo, no poder terminar una traducción dentro del plazo previsto, etc. Para evitar estos problemas no está de más tener, por ejemplo, un módem USB que nos pueda sacar de un apuro si falla la conexión principal.

Equipamiento recomendable

Impresora y escáner, fax, línea de teléfono de uso exclusivamente profesional, material de consulta impreso y electrónico: estos son otros elementos que pueden resultar de utilidad para un traductor autónomo.

  • El fax no tiene por qué ser un aparato físico; podéis contratar un servicio de fax por internet, como el que ofrece infoE. Aunque esta herramienta ya no se utiliza tanto como antaño, sí es útil, por ejemplo, para los traductores jurados, que solemos traducir documentos en papel.
  • La línea de teléfono de uso exclusivamente profesional permite separar mejor los gastos profesionales de los personales y establecer una barrera más clara entre el trabajo y la vida privada (por ejemplo, en cuanto a los horarios de atención telefónica).
  • En la actualidad, la principal fuente de consulta y documentación es internet, con todos los recursos que ofrece (motores de búsqueda, diccionarios, glosarios, tesauros, corpus, bases de datos terminológicas, foros, documentos ya traducidos, etc.). No obstante, hay diccionarios y otras obras de consulta y referencia no disponibles en la red que merece la pena adquirir, preferiblemente en soporte digital (cuanto menos tiempo perdamos hojeando libros impresos, mejor).

El espacio de trabajo

Lo normal es que al principio de nuestra vida profesional, los traductores autónomos no tengamos un espacio exclusivamente dedicado a nuestro trabajo. Por lo general, empezamos trabajando en cualquier lugar de casa, ya sea en el escritorio del dormitorio, la mesa del comedor o la mesa de la cocina. Esto está bien como solución temporal, pero lo ideal es tener un espacio propio (si no una habitación entera, al menos sí un rincón) para nuestro trabajo, lo cual nos facilitará desconectar de él y separar mejor la vida profesional de la personal (recordad: trabajar en casa puede ser una odisea). Asimismo, organizar el despacho y decorarlo contribuirá a que nuestro trabajo sea más productivo y agradable. A este respecto, no es perdáis este post del blog de Irene Vidal.

Por otro lado, ya que vamos a pasar muchísimas horas delante del ordenador y nuestra salud depende de que escojamos la mesa y la silla adecuadas, merece la pena no escatimar en gastos y comprar un buen escritorio (cuanto más amplio, mejor) y una buena silla de despacho (cuantas más partes puedan regularse, mejor). Trabajar en una micromesa donde el ordenador ocupa todo el espacio y no cabe ni un boli o sentado en una silla que nos produce dolores lumbares es el equivalente moderno al potro de tortura en la Edad Media. Regulad ambos elementos para que tengan la altura y la inclinación adecuadas y os sintáis cómodos. Muy importante también: mantened una postura adecuada (espalda, piernas, pies, brazos, muñecas) y haced pausas cada hora u hora y media para descansar y estirar las articulaciones, los músculos y los ojos. Olli Carreira nos da un montón de buenos consejos sobre ergonomía en este artículo de su blog.

En definitiva, de nosotros depende en gran medida que traducir sea un placer o un calvario. Happy translating!

23 comentarios en “Oficina, dulce oficina”

  1. Buenas. Sé que esta entrada es vieja, pero simplemente me gustaría felicitar a la autora por la gran cantidad de consejos que ahí, la facilidad con la que se puede leer la entrada y el aire amistoso pero profesional que vengo notando tanto en las entradas como en los comentarios. También aprovecho para decir que el primer enlace que incluyes, en referencia la elección entre PC o portátil está desactualizado. No es difícil encontrarlo gracias a la función de búsqueda, pero para ahorrar molestias me remito a compartir el nuevo enlace: http://algomasquetraducir.com/¿ordenador-portatil-o-de-sobremesa/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .